jueves, 3 de diciembre de 2009

Retales de mi infancia (Capítulo 1)

PREFACIO

Dicen que llegada cierta edad, uno empieza a sentirse nostálgico...

Creo que yo nunca he dejado de ser una niña, anclada en los recuerdos del ayer, disfrutando de cada detalle que me devuelva a la infancia. Una niña grande, y orgullosa de serlo.

Mi gran orgullo es el de guardar en la memoria todos esos retales que me han hecho ser como soy hoy, y por ello me esfuerzo día a día en recordar y soñar esos tiempos pasados que tan feliz me han hecho. Y no me avergüenzo de ello, para nada. Le pese a quién le pese, nunca negaré que soy una niña, y lo seguiré siendo.

************************

Recordaré ese día como uno de los más felices de mi vida. Al abrir aquella caja, sentí un gran vacío en mi interior, y acto seguido, las lágrimas de alegría se apoderaron de mí. Después de tantos años de espera, de tantas navidades amargas, de tanta ilusión contenida... tenía una entre mis brazos. El juguete que nunca llegaba, el sueño incumplido año tras año. La tenía allí, para mí, única y exclusivamente. Y venía acompañada de una hermana pequeña. Mi sueño de los 80 cumplido en el 6 de enero de 2007, casi 20 años después:
Muñeca Pocas Pecas de Feber


1 comentarios:

Noelia dijo...

Hola!!! tu sabrias dond podria encontrar una muñeca pocas pecas??? es q me encantaria tener una, tenia una de peqeña pero creo q fue a la basura..
gracias!!

Publicar un comentario